Los golpes utilizados por los militantes de ISIS en la destrucción de las piezas arqueológicas del museo Mosul en Irak reproducen en un movimiento distinto, pero de igual origen y consecuencia, aquellos objetivos de sus productores originales: inscribir en la piedra un mensaje.

Toda destrucción activa, inevitablemente, tres mensajes: el de lo construido, previo a su destrucción; el de la destrucción misma y el de sus restos. Toda estatua destruida, es en realidad, la construcción de otras estatuas.

Historia Diagonal es una breve colección de esculturas en su momento potencial y transitorio de deconstrucción histórica: un lapsus diagonal que antecede la caída, dando espacio a una nueva forma cultural que late simultaneamente entre lo que fue, lo que es y lo que potencialmente será.