Título
El mundo es un tubo
 
Existe una isla en el Océano Atlántico donde las plantas, los animales, los minerales, las flores y el aire fresco, conviven con el ser humano, en libertad. También la rumian los fantasmas. Insisten en aparecer, como los recuerdos lo hacen. Cada una de estas partes habla su propio lenguaje. La isla toda habla su historia. Yo tuve la suerte de estar ahi para escucharla.

El texto que se presenta a continuación es una recopilación de algunas conversaciones elementales; pedazos que creí oír y que aquí traduzco. Hay descritas también curiosidades de la isla e ideas que tuve inspirado por ese territorio, que se encuentra en el Océano Atlántico, dentro del lenguaje y en el centro de la imaginación.

Ahora, personaje que lee, la isla es tuya también, y está llena de imágenes. Si optás por seguir considerá esta advertencia: al leer estas palabras condenas el texto a su repetición y todo aquello que se repite, deja de existir como solo una cosa. Cada suspiro, cada imagen y cada acontecimiento, cuando se repiten, se pierden.

Y aquello perdido, vuelve. Aunque no entendamos su forma.

Texto
Martín Bollati

Anterior / Siguiente


El mundo es un tubo, WIP 2023

Título
El mundo es un tubo

Existe una isla donde las plantas, los animales, los minerales y las flores conviven con el ser humano, en libertad. También la rumian los fantasmas. Insisten en aparecer, como los recuerdos lo hacen.

Cada una de estas partes habla su propio lenguaje.
La isla toda habla su historia.

El texto que se presenta a continuación es una recopilación de algunas conversaciones elementales; pedazos que creí oír y que aquí traduzco. Hay descritas también curiosidades de la isla e ideas que tuve inspirado por su territorio.

Ahora, personaje que lee, la isla es tuya también, y está llena de imágenes.

Si optás por seguir considerá esta advertencia: al leer estas palabras condenas el texto a su repetición y todo aquello que se repite, deja de existir como solo una cosa. Cada suspiro, imagen y acontecimiento, cuando son repetidos, se pierden.

Y aquello perdido, siempre vuelve.
Aunque no entendamos del todo su forma.

Texto
Martín Bollati



Anterior / Siguiente